Nuevas traducciones al francés y al alemán de las novelas de Eduardo Iglesias

Tras la publicación en Francia en mayo pasado de la traducción de su novela Tarifa, tendrá lugar este otoño la edición en alemán de The End of The Line, cuatro relatos radiofónicos traducidos por Marei Ahmia, que se ha presentado en la pasada Feria de Frankfurt. Su próxima novela en español, J Solo y la mujer sin …

Eduardo Iglesias abre su cabaña

Eduardo Iglesias entorna la puerta de la cabaña donde escribe, tanto literalmente (véase vídeo de la sección multimedia) como mostrando los entresijos de su oficio de escritor y los tiempos de su vida cotidiana, a través de su blog. La Cabaña es un nuevo espacio donde los lectores de Eduardo Iglesias pueden establecer un contacto más directo …

La elegancia de Susi

Al final de Long Island en su extremo más septentrional, se encuentra el puerto de Montauk. Un puerto de pescadores donde cuelgan las aletas de los peces capturados en los últimos días. Nosotros, mi mujer y mis dos hijos, siempre nos fijábamos en las aletas de tiburón más recientes. Y se nos ponían los pelos de punta …

Ser prehistórico

De todas formas, los fines de semana Susi venía a estar con nosotros en el mar. La sirena llegaba y las olas se hacían más bellas. Los paseos por la playa pasaban de ser solitarios a compartidos. Dos modalidades diferentes a las cuales estoy acostumbrado en mi vida con ella. En Montauk la playa y el mar …

La marea baja

Con marea baja la playa de Montauk se convierte en kilométrica. Andar descalzo por la arena lisa, prieta, antes inundada de agua me produce un bienestar cercano a la abstracción, a una contemplación estética, irreflexiva, emocionante. Me gustan las playas atlánticas porque tienen esta característica que me seduce como lo hacía la de la playa de la …

Volkswagen 1303

En el aparcamiento de la playa de Montauk vimos en 2005 el nuevo Mustang. Mis hijos dieron un respingo y gritaron: ¡Un Mustang! Después, supimos que pertenecía a un socorrista. Había cola para poder comprarlos. Me dejó perplejo el que un chaval pudiese comprarse ese pedazo de auto. De todas formas, en Estados Unidos los coches son …