Cuando se vacían las playas

“Mi nombre es J. Solo. En mi ficha de detective de hace veinte años se especifica que soy de complexión atlética. Me curtí lo justo en los gimnasios, nadé lo imprescindible en las piscinas, y corrí lo necesario por las calles y espacios abovedados. Ahora mi cuerpo está castigado por los años que me han pasado como un bulldozer por encima.
Cada vez que a un coche lo inunda el polvo, los neumáticos se han deshinchado, y las llantas tocan el suelo, me llaman para saber qué ha ocurrido. La misión: encontrar al ocupante del vehículo abandonado.”

Año 2036. Una ciudad amurallada, un estado policial, y J. Solo, un detective con una misión: encontrar a la desaparecida Lara Márquez. Estos son los elementos con los que comienza una novela apasionante que se desarrolla en una atmósfera “ballardiana” donde la literatura prácticamente ha desaparecido y el ser humano es un mero espectador de su suerte.

El libro está disponible en formato impreso y digital desde el pasado mes mayo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>