«Eduardo Iglesias escribe con aliento poético. Una prosa ágil y directa, mezcla de un realismo casi cartográfico con un clima general evanescente»

Santos Sanz Villanueva