«Literatura intransferible y, al mismo tiempo, cercana y conmovedora. Intransferible, porque pertenece a su voz y porque alrededor de esta crea un escenario, un espacio narrativo, propio de su latido y de su genealogía literaria. Cercana y conmovedora, porque absorbe al lector con su rumor y lo lleva al centro mismo de sus percepciones»

Ray Loriga